El referéndum griego

posted in: Negocios | 0

el estiramiento y tomar y tornillo pasado entre Grecia y sus acreedores en el resultado. Este domingo, los políticos griegos someter a la aprobación del referéndum de las propuestas de la Troika (la UE, el BCE y el FMI). En Resumen, los deudores a votar su derecho a seguir recibiendo fondos del extranjero sin retorno ni capital ni intereses. Falta más! En un curioso ejercicio en democracia, en asimétrica a través de la negociación de los acreedores no tienen ni voz ni voto en todo el asunto. ¿Qué pasa con 30000 millones de euros que son los ciudadanos españoles han prestado a Grecia, por mediación de los políticos españoles? ¿Y con los 55.000 millones de ciudadanos franceses o 73.000 millones de alemanes? ¿Estas no cuentan? ¿Aquí nadie nos pide nuestra opinión? ¿No nos pregunta si queremos recuperar nuestro dinero? ¿Debemos continuar financiación ad infinitum las estructuras corruptas del estado griego?
El populista gobierno de Tsipras denuncia injerencia de EU en los asuntos internos de Grecia, pero la lectura también se puede hacer al revés. El ultraesquerrà gobierno de Syriza utilizado como rehén al pueblo griego con el fin de presionar y seguir recibiendo subvenciones crónica indefinidamente, sin tener que enfrentarse a la reforma siempre indispensable de un corrupto y clientelar. ¿Porque, vamos a no engañarnos a nosotros mismos, tales como Grecia, con un ingreso per cápita de menos del 30% de la media Europea, disfrutar de un social gasto per cápita un 20% más alto? ¿Cómo puedo mantener los estándares de países ricos (38 en renta per cápita de un total de 200 países) sin ser competitivos en cualquier cosa? ¿Cómo se puede sostener un nivel de gasto mucho más alto que la producción nacional? Sólo gracias al apoyo de socios europeos, los mismos socios que son tan despreciados por Syriza.
Algunos influyentes economistas, como Paul Krugman, firme partidario de la intervención pública y las políticas de gasto del estado, pedimos a votar no en el referéndum el domingo y, si es necesario, defensa de la zona del euro. Pones el ejemplo de la devaluación del Canadá, en la década de 1990, a la Argentina en el 2002 y el más reciente de Islandia. No y no. No, porque la devaluación no es la solución mágica a los problemas muy complejos. Puede temporalmente aumentar las exportaciones, como la soja en Argentina, pero las importaciones más caras. Y Grecia es dependiente de las importaciones de alimentos básicos, como carne a la maquinaria, a través del aceite y productos farmacéuticos. El aumento de estos productos dispararia inflación y la pobreza. Y no, porque Grecia no puede devaluar la moneda como Argentina lo hizo con el peso, rompiendo la relación unitaria con el dólar. Grecia no tiene una moneda ligada al euro. Grecia es el euro. Y la transición del euro al dracma sería tremendamente dolorosa.

George Franch Partner, doctor en economía y profesor de empresariales del Campus de la Universidad de Vic, Manresa – Universidad Central de Cataluña (UVIC-UCC)

Leave a Reply